Acuerdo Perfecto (+18)

Autor: Cintia_pattinson
Género: Romance
Fecha Creación: 02/11/2009
Fecha Actualización: 16/07/2011
Finalizado: SI
Votos: 89
Comentarios: 72
Visitas: 181770
Capítulos: 13

Ellos llegaron a un acuerdo, parecía que los beneficios mutuos eran suficientes, ninguno de los dos se imaginó más de lo estipulado, jamás pensaron en ello, no se conocían, al final era solo un buen trato, una solución para sus problemas, ¿El mejor acuerdo es el que se apega estrictamente a las condiciones impuestas o el que da como resultado algo inesperado?

Este fanfic pertenece a Jazzy W. He obtenido su permiso para publicarlo.

http://www.fanfiction.net/u/1803062/Jazzy_W

 

+ Añadir a Favoritos
Leer Comentarios
 


Capítulo 1: El Acuerdo

Bella caminaba por el pasillo de los dormitorios para varones en el edifico cerca de la Universidad, no pensaba mientras recorría puerta tras puerta, era de madrugada, demasiado noche para que alguien estuviera rondando, los mas inocentes estarían dormidos y los mas ladinos estarían demasiado ocupados para estar afuera de su cama.

Solo pedía a Dios que su objetivo al menos estuviera en un punto intermedio, que al menos por esta noche no estuviera enrollándose con alguna de sus tantas conquistas.

Fue hasta el final del pasillo donde dormía, al ser el consejero de aquel piso dormía solo, convenientemente, pensó Bella mientras se miraba su falda hasta la rodilla su blusa de botones con los dos primeros desabrochados y su cabello recogido en un moño, se echo para atrás sus lentes e inhalo fuertemente antes de abrir la puerta, al girar la perilla dio un paso para ver a Edward Cullen, recostado en su cama con un brazo sobre su cabeza, leyendo un libro, vaya esto si era inusual, pero Bella estaba mas entretenida observando su abdomen desnudo demasiado bien formado para tomar en cuenta que quizás el hombre mas popular de toda la Universidad podía leer mas de dos paginas seguidas.

El la miro con el ceño fruncido, por primera vez desde que salio de su edificio a unas cuadras de ahí sintió pánico y olvido por un momento las líneas ensayadas de su proposición, era descabellado, absurdo e indigno hasta cierto punto pero estaba harta e incapaz de pensar en nada mas, la siguiente semana había un receso antes de los exámenes finales, Bella no estaba dispuesta a llegar a tal presión antes de su graduación, había pensado metódicamente en una solución y esperaba que el Sr. Cullen fuera lo bastante poco escrupuloso como para aceptarla.

-¿Te equivocaste?-, dijo el en tono burlón sin mover un solo pelo.

-No de hecho no-, contesto Bella cerrando la puerta, Edward frunció el ceño y se enderezo, no es como si ella pareciera una loca o una psicópata pero debía asegurarse.

-Bien si no, en que te puedo ayudar-, dijo el poniéndose la playera.

- …Tengo una proposición que hacerle-, Bella se golpeo mentalmente, estaba tan nerviosa que le había hablado de usted, definitivamente adiós empezar con una buena impresión.

-¿Hacerle?-, pregunto Edward sentado en la orilla de la cama

-Eso podría herir a alguien sabias…ahora quisieras decirme ¿Qué proposición?...hablándome de tu…si no le molesta señora-, se burlo mientras ella torcía los ojos, la miro por un rato tratando de adivinar quien era, no recordaba haberla visto o haberla conocido, tal vez era una de las muchas chiquillas recién ingresadas que había oído todos los rumores sobre el, ahora venia una propuesta de amor o una invitación a salir.

-Si lo prefieres…como decía tengo una proposición que hacerte-, dijo Bella tratando de encontrar el valor para pronunciar las palabras en voz alta, tuvo el leve impulso de salir de ahí y olvidarse de todo, pasar los exámenes, graduarse y después ver como resolvía su pequeño problema pero recordaba que esto era el punto medular del asunto…siempre huía…siempre se alejaba de la gente.

-¿Crees que pueda ser hoy, sabes ha estas horas regularmente la gente duerme?-, susurro Edward con una sonrisa de modelo, sin pensarlo Bella camino y se sentó en la orilla de la cama a su lado, Edward se tenso y Bella desvío la mirada, definitivamente esto había sido mala idea, pero ahora ya no había vuelta.

-¿Cuanto me costaría acostarme contigo?-, dijo Bella recordando su clase de tácticas de negocios, esto era un negocio, confianza, seguridad y voz clara…eran las actitudes necesarias.

-¿Qué?-, pregunto Edward perplejo y divertido.

-No lo voy a repetir, solo que me compruebes que no tienes tu aparato auditivo…si no-, Edward se levanto de la cama y se apoyo en el mueble frente a su cama, con las manos a ambos lados de su cuerpo la miro y se hecho a reír.

-Estas pidiendo un costo-, dijo tratando de controlarse.

-Es broma cierto-, continuaba en tono hilarante mientras Bella rodeaba los ojos, no se imagino que el se comportaría como idiota, o le decía el precio así de simple o la sacaba de su habitación, no tenia un plan para un ataque incontrolable de risa.

Edward la miro prácticamente echando humo, tenia que darle crédito…ella tenia coraje, se calmo un poco y suspiro antes de hablar.

-¿Cómo te llamas?-, pregunto el mientras ella desviaba la mirada…no esperas venir con esa proposición sin presentarse o ¿si?

-Isabella Swan…pero odio Isabella-, suspiro ella y el sonrío

-Entonces te llamo Swan-, dijo el burlonamente

-Bella OK, Bella-, anuncio ella rodeando los ojos.

-Bien Bella estas escuchándote-, dijo Edward aguantando otro ataque de risa.

-Si…y quisiera saber si me vas a dar una respuesta o me vas a hacer perder mi tiempo-, dijo ella y Edward abrió los ojos como platos.

Bella estaba apunto de salir corriendo, ahora resultaba que el hombre que se había tirado a media Universidad o quizás a mas estaba siendo pudoroso y juzgador.

-¿Quieres sexo…por que no vas a alguna fiesta tu sabes alcohol...algún chico?-, susurro el con gesto pensativo ella rodeo los ojos y se levanto de la cama.

-Espera…-, dijo el demasiado intrigado para que ella desapareciera, Bella se dio media vuelta y lo miro con los ojos entrecerrados.

-¿Por qué yo?-, pregunto Edward con algo de suficiencia en su voz

-Por que pensé que serias mas practico…parece que no se me da bien juzgar a la personas-, murmuro Bella y el sonrío

-¿Quieres iniciar tu vida Universitaria con el pie derecho?-, pregunto Edward sentado en la cama.

Bella rodeo los ojos y levanto las manos a modo de rendición, esto era una situación que su mente no podría haber imaginado cuando decidió buscar a alguien el pensar en Edward Cullen le pareció una buena opción, quien lo adivinaría.

-Será mejor que me vaya… aun me queda otra opción-, susurro ella suspirando, Edward frunció el ceño y una punzada de curiosidad lo invadió

-¿Quién?...si se puede saber-, le pregunto el y Bella lo miro por un segundo

-Jacob Black comparte casi la misma fama que tu-, le especto Bella exasperada con su actitud el se echo a reír y negó con la cabeza.

-Jacob no es competencia pero aun no me has respondido…por que pedir a alguien esto para iniciar la Universidad-, insistió el y Bella suspiro exasperada

-Me graduó en dos semanas genio y estoy harta de imaginarme teniendo sexo con alguien OK-, contesto ella desviando su mirada dándose cuenta que dio mucha mas información de la necesaria

-Definitivamente esta noche la recordare toda mi vida-, anuncio Edward mientras Bella se removía incomoda en medio de la habitación

-¿Qué estudias?-, le preguntó y ella negó con la cabeza, Bella sabía que esto se estaba convirtiendo en una pesadilla.

-Comercio Internacional…-, susurro ella

-Muy adecuado para tus propuestas de negocios-, se burlo Edward y Bella estuvo a punto de sacarle la lengua.

-Solo olvídalo-, pidió ella en tono bajo.

-Espera…de nuevo….si hipotéticamente alguien aceptara tu propuesta, de verdad quieres que esa sea…tu primera vez-, susurro el y Bella se río bajito

-Eres bastante santurrón no-, le contesto ella a modo sórdido

-No…la verdad no…por algo llegaste hasta aquí…pero me tienes intrigado-, concluyo el mientras esperaba una repuesta.

-Bueno técnicamente no soy virgen si…tu sabes existen algunos objetos…-, susurro Bella con la mirada pegada al suelo y el abrió los ojos como platos.

-¿Perdiste tu virginidad con…?-, el trastabillo ante cada palabra

-Fue un accidente ….un accidente pero si no piensas contestar a mi primera pregunta yo no tengo nada que hacer aquí-, contesto Bella tensa, ahora tenia ganas de llorar el la hacia sonar demasiado patética, era una mujer de 23 años…tenia derecho a algo de diversión, jamás pensó que aquello fuera terminar en la peor experiencia de su vida, ninguna mujer quiere sentirse así, el dolor y la soledad, la había deprimido por mucho tiempo, pero se canso de buscar a alguien o tal vez nunca lo intento en todo caso estaba harta de saber como seria sentir el cuerpo de un hombre rozar con el suyo, que otro labios recorrieran su cuerpo y que otras manos la tocaran mientras ella exploraba el cuerpo de un extraño y a la vez un amante…ese era todo su problema, sórdido y avergonzante…quería tener sexo y ahora solo estaba siendo humillada

Edward la miro mientras ella parecía perdida entre sus pensamientos y aun cuando el era tono menos un caballero en muchos sentidos aun así el aceptar dinero por sexo era algo fuera de sus limites.

-Buenas noches Sr. Cullen-, siseo Bella mientras daba un paso, el teléfono sonó haciéndola pegar un brinco y quedarse parada mientras Edward la veía a ella y al teléfono alternativamente.

Ninguno de los dos se movió, el teléfono repico hasta que el sonido de la grabadora anuncio la llegada de un mensaje.

-Edward hijo, me vas a matar, tu papa me dijo que no llamara a esta hora pero no podía dormir, llámame cuando vengan de camino, no sabes cuanto ansío conocerla, Buenas noches hijo-, la voz de la mujer seso al otro lado del teléfono y Bella observo como Edward llevaba sus manos a su cabello.

-¿Tu mama?-, pregunto Bella burlonamente sin poder detenerse, la venganza era dulce, el se había burlado de ella, ella merecía algo de revancha.

-Regularmente cuando alguien llama hijo a otra persona es por que es su madre no-, dijo el entre dientes. Ella rodeo los ojos y recordó las palabras de la mujer que Bella imaginaba como una señora histérica de esas obsesionadas con sus hijos, algo parecida Renee, su madre y sus novios jóvenes.

-Ahora entiendo y de verdad me sorprende…vas en serio con ella o no-, susurro Bella algo confundida, Edward Cullen tenia novia formal… ¿Desde cuando?

-No hay ella-, siseo Edward mirándola con una mueca

-Piensas llevar tu muñeca de hule para visitar a tus padres-, se burlo Bella y el la miro con los ojos entrecerrados

-La de los juguetes eres tu si mal no recuerdo-, ella ya no pudo reprimirse de sacar la lengua y el se río mientras ella lo seguía.

-Mi mama encontró unos condones la primera vez que volví de vacaciones después de mi primer año de Universidad y bueno ellos me creen mejor que una chica distinta cada noche-, dijo el encogiéndose de hombros mientras era le turno de Bella para reírse.

-Espera…me estas diciendo que para justificar tu vida sexual le dijiste a tus padres que tenias una novia con la que tenias relaciones sexuales-, dijo Bella entre risas

-El sermón fue mas corto…según recuerdo prácticamente jure que la amaba-, dijo el sonriendo.

-¿De verdad tus padres creen que llevas mas de 2 años con ella y aun no la conocen?-, dijo Bella cruzándose de brazos

-Ella quiere pasar tiempo con su familia-, dijo el como si fuera algún pretexto ensayado

-Eres un cínico…parece que tal frase no te funcionara ahora-, se burlo Bella, ahora casi había olvidado de su mala interpretación de su negocio poco fructífero

-¿Cínico yo?, tu eres las de las propuestas indecorosas-, contesto el mientras ella se encogía de hombros hacia la puerta haciendo un gesto de despedida con la mano.

Edward la miro…la chica frente a el era linda, si parecía una mala versión de una bibliotecaria pero era linda, y mas que eso parecía una mujer como pintada para conocer a su loca y particular familia, tal vez el dinero no estaba en sus planes pero y si podían llegar a alguna solución que beneficiara a ambos.

-Bella…-, la llamo y ella se quedo a un paso de la puerta

-¿Y si no pidiera dinero?-, pregunto el mientras Bella fruncía el ceño.

-Creí que íbamos a olvidar ese asunto-, susurro ella y el se enderezo un poco

-Necesito una novia por una semana-, dijo el en tono burlón viendo al teléfono

-No ni lo pienses…-, dijo ella negando con la cabeza

-Piénsalo…el beneficio es mutuo-, dijo el y ella lo miro inquisitoriamente

-Mala elección de palabras-, siseo Bella

-Si…OK, mira viajo mañana jueves a la casa de mis padres en Forks, Washington, me quedare toda la siguiente semana, y solo tendrías que ser ya sabes tu con todo y tus lentes y esa falda ridícula-, dijo el burlonamente

-Funcionó…la compre pensando en que algún día Edward Cullen me dijera que era ridícula-, exclamo Bella sarcásticamente

-¿Entonces?-, pregunto Edward sonriendo

-Si claro ser tu amada novia por una semana, conocer a tu familia y fingir que conozco literalmente todo de ti desde hace casi tres años a cambio de que…-, bromeo Bella segura de que jamás haría tal cosa

-A cambio de tener sexo exactamente los mismos días que tu cumplas con tu parte del trato-, dijo Edward con toda naturalidad, el no lo veía de una forma complicada ella era una mujer, divertida, lista y bueno bella dentro de todo aquel estilo propio, técnicamente el se había costado con muchas mujeres Bella no debía ser un problema quizás hasta seria divertido.

Bella abrió los ojos mientras lo veía, su parte mas escrupulosa gritaba un no en tono seguro y decidido, pero una semana con Edward Cullen a su disposición parecía demasiado irreal.

-Es mucho mas complejo de lo que planteas-, suspiro Bella tratando de escudarse a si misma

-No no lo es…que paso con “¿Cuánto por acostarme contigo?”-, pregunto Edward burlonamente imitando patéticamente su voz

-Hablamos de una semana como la mejor novia que te puedas imaginar por…-comenzó Bella sonriendo

-Una semana del mejor sexo de tu vida-, termino Edward burlonamente

-Debido a mi poca experiencia en este asunto permíteme dudarlo-, se encogió Bella

-Lo mismo…jamás he tenido una novia…por mas de dos días-, dijo cínicamente.

-Tenemos un acuerdo entonces-, inquirió Edward y Bella suspiro sin pensar mucho por lo que iba a hacer.

-Lo tenemos…-, susurro Bella

-Te espero mañana a las 10 aquí esta bien-, continuo Edward

-Que remedio-, contesto Bella encogiéndose de hombros

-Gran entusiasmo amada mía-, suspiro Edward en forma irónica

-Lo que quieres semental-, murmuro Bella abriendo la puerta mientras Edward reía

-Buenas noches Cullen-, se despido

-Hasta mañana Swan-, Edward vio a esa extraña chica partir, era una locura todo aquel acuerdo pero no había remedio, solo era una semana, una semana para descubrir y descifrar a Isabella Swan.

Bella iba prácticamente hiperventilando, se quito los lentes y se llevo las manos a la cara mientras tomaba un taxi.

Ni en sus mas locos sueños hubiera pensado en llegar a conocer a Edward Cullen de esa forma, estaba semana iba a hacer interesante y ella estaba dispuesta a cumplir su parte del acuerdo y disfrutar del resto.

Cinco minutos no han pasado

Y ya me estás gustando

Te quiero en mi mundo

Pero a mi modo

Oh, oh, no puedo más

Sí, sí, lléname toda

Y mátame toda razón

Oh, oh, no quiero más

Sí, sí, dámelo todo

Come mi imaginación

Y creo que te tengo miedo

Me voy, me voy con tu imagen

Te quiero a mi lado

Pero amarrado

Oh, oh, no puedo más

Sí, sí, lléname toda

Y mátame toda razón

Oh, oh, no quiero más

Sí, sí, dámelo todo

Come mi imaginación

Capítulo 2: Cumpliendo

 
12629238 visitas C C L - Web no oficial de la saga Crepúsculo. Esta obra está bajo licencia de Creative Commons -
 9831 usuarios