Secuestradas (+18)

Autor: GomitaMasen
Género: Drama
Fecha Creación: 07/12/2012
Fecha Actualización: 05/05/2013
Finalizado: SI
Votos: 30
Comentarios: 161
Visitas: 26769
Capítulos: 9

Secuestradas (+18)

 

Bella, Alice y Rosalie, son huérfanas, han vivido en el orfanato toda su vida. Edward, Emmett y Jasper son hermanos, su padrastro Aro Vulturi, empresario más famoso del país,  les ha enseñado a no tener compasión por nadie, un día van, por petición de Aro, a comprar unas “esclavas”.

¿Qué pasara cuando estos hombres sin corazón conozcan a las pobres huérfanas?

¿Algo cambiará con la llegada de los Hermanos Salvatore?

¿Qué pasará cuando Alice y Damon se conozcan?

¿Qué pasará cuando Juliana regrese?

No todas las historias tienen un final igual.

 ... 

Esta historia tiene lenguaje obsceno y sexual, escenas de sadomasoquismo y violencia. Historia (+18)

¡NO AL PLAGIO!

 

GomitaMasen

+ Añadir a Favoritos
Leer Comentarios
 


Capítulo 3: Capítulo 3

Los chicos llegaron una hora despues, Bella, Rosalie y Alice se habian quedado dormidas, estaban completamente agotadas y ese alcohol que les pusieron en la nariz Ben y Mike las dejo con un terrible dolor de cabeza.

La mansion Cullen era grande y lujosa.

Los chicos llegaron a su mansión y decidieron cargarlas hacia sus habitaciones, eran ya las cuatro de la mañana, ya después disfrutarían al máximo con sus "esclavas". Era domingo, su único día libre de esa fastidiosa empresa y de Aro.

Subieron a su habitación cada uno, los sirvientes estaban durmiendo.

Edward entró a su habitación y dejo a Bella en su cama, aun dormida, vio sus perfectos pechos redondos por encima del ajustado vestido plateado que llevaba, la observo detenidamente, su vientre plano, su piel blanquecina, sus piernas largas y torneadas, su cintura delgada y sus buenas caderas, salió de ahí, le diría a Carmen (la ama de llaves) que mañana fuera con Bella a tomarle las tallas para que le comprara ropa, agarro uno de sus pants y se los dejo a Bella en la cama. "Solo la tendre hasta que me aburra y ya no me satisfasca, luego ya veré que hago con ella" pensó Edward… pero ni el mismo creyó en sus palabras.

 …

Emmett entro a su cuarto sin despegar la mirada de Rosalie, parecía una modelo, grandes pechos, piernas largas, nalgas grandes, era perfecta, sí que se la pasaría bien con ella, la acostó en su cama aun con su saco puesto.

Mañana mandaría a Carmen a comprarle ropa, aunque la usaría muy poco estando con él. Sonrió ante su pensamiento.

-Descansa mi modelito- le susurro Emmett a Rose muy bajo- que mañana no podrás dormir nada porque te estaré follando toda la bendita noche, desde hoy en adelante-

 …

Jasper se le quedo viendo a Alice, era pequeña, vulnerable, una niña.

No tenía nada de ropa para mujer, mañana le pediría a alguien que le trajera ropa,  solo la follara el, nadie más, hasta que llegara su ángel, a quien tanto amaba.

 …

Bella en su cuarto se despertó algo exaltada, trato de salir huyendo de ahí, había dos puertas, vio que la primera que abrió se trataba de un baño, se dirigió hacia la otra puerta, pero cuando la abrió para salir de ahí choco con alguien.

-¿A dónde crees que vas?- pregunto ese gran hombre con los dientes apretados por la furia.

Bella se quedó viendo ese rostro, los ojos verdes de aquel hombre oscurecidos por el enojo, su cabello color cobre, era guapo, no lo podía negar, pero solo quería salir de ahí.

-Te he preguntado... ¿Ha donde cojones vas?- pregunto Edward viendo a la muchacha, bajo a desayunar algo, pero recordó que no había cerrado bien la puerta de su cuarto, donde había dejado a la castaña, así que subió a cerrarla pero se enfureció al verla tratando de escapar.

-Quiero salir de aquí- respondió Bella titubeante, Edward la agarro del cabello y la metió a su cuarto- ¡Déjeme! ¡Déjeme!- gritaba la castaña mientras lagrimas salían por sus ojos.

-Cállate- dijo Edward con la mandíbula tensa dándole una bofetada.

La tiro con brusquedad en la cama y cerró la puerta

-Déjame salir- sollozo Bella mientras se sobaba la mejilla.

Edward se quitó la ropa quedando solo en bóxers.

-Quítate la ropa- dijo el con un tono que a Bella le dio miedo, comenzó a quitarse el vestido sin dejar de llorar

Edward al verla desnuda sonrió, se quitó los boxers y se colocó encima de ella.

-No, déjeme- sollozo.

-Que te calles- dicho esto la besó ferozmente en los labios, al ver que no respondía le mordió fuerte su labio, ella comenzó a besarlo con miedo a que la volviera a lastimar.

Edward metió su lengua a la boca de Bella, comenzó a tocarle los pechos, bajo por su cuello lentamente y al toparse con sus duros pezones los comenzó a morder y succionar.

-Tienes unas tetas muy ricas- susurro el mientras le apretaba los muslos. Bella, perdida en las sensaciones comenzó a gemir.

El bajo su mano hasta su intimidad y al notarla tan mojada se éxito.

No aguanto y la penetro de una sola estocada, ella grito del dolor pero él siguió, ella era tan estrecha.

-Me lastima- sollozo Bella

-No me importa- contesto Edward penetrándola salvajemente. Bella sentía un horrible dolor en su intimidad, lo cual le excito más. Luego ambos explotaron en un gran orgasmo- le diré a una sirvienta que te traiga ropa y algo de comer- dijo secamente Edward levantándose y vistiéndose -Por cierto… soy sadomasoquista- le dirigió una sonrisa malvada y salió de ahí rápidamente dejando a Bella tirada en la cama.

Unos minutos más tarde entro Carmen a la habitación y le dejo una charola con comida, luego dejo algunas  bolsas al lado del ropero.

-Es un poco de ropa, te la acaban de comprar- dijo Carmen salió del cuarto.

Después de unos momentos Bella se levantó, sintió un punzante dolor en su entrepierna, gimió, había perdido la virginidad con el demonio.

Bella vio la ropa, eran jeans, poleras, ropa interior, tenis y zapatos bajos. Ella suspiro, al menos no la obligarían a vestirse como una puta.

Trato de salir de la habitación pero no pudo, estaba bajo llave, claro, era la esclava puta de ese hombre, se metió a bañar rapidamente con miedo de que él volviera y se vistió con unos jeans azules, unos tenis y una playera de manga larga, se sentía aun así sumamente sucia, cambio las sabanas con unas que había en el cajón de la cama.

Se recostó y no quiso comer, nada de lo que le dieran en esta casa la aceptaría, solo acepto la ropa porque no quería estar desnuda frente a ese hombre, ya no pudo dormir, si cerraba los ojos veía la cara de aquel hombre que la había violado, sentía miedo hacia ese hombre.

 …

 

Rosalie tuvo un agradable sueño con Royce, pero extrañamente después vio en sus sueños unos hermosos ojos azules.

La despertó el chirrido de una puerta, en frente de ella estaba él, el hombre que la había comprado ayer.

-Hola nena- saludo  con una gran sonrisa que hacía que se le marcaran sus hoyuelos, lo que a Rosalie le pareció adorable- soy Emmett, tu... mmm... amo, si, amo diría yo- cerro la puerta y se acercó a ella hasta quedar a los pies de la cama- creo que son muy claras mis intenciones, pero antes... ¿cuál es tu nombre chica?- pregunto

-Ro... Rosalie- tartamudeo

-Rose, ok, quítame la ropa- ordeno sin quitar la sonrisa de su rostro

Rosalie suspiro, la había comprado, ahora ella era su esclava. Avanzo hacia él y le saco la playera, se quedó boquiabierta, tenía un torso esculpido por los dioses, luego bajo sus pantalones junto con los boxers, evitando ver la polla del hombre, y le quito los zapatos.

-Ya- susurro ella

-Mi turno- le sonrió pícaramente y se acercó a ella, le quito el diminuto vestido, besando sus pechos haciéndola gemir.

Siguió bajando hasta encontrarse con su ombligo, jugo con él y bajo a su intimidad. Se quedó viendo el coñito rosado de la rubia, rosadito y húmedo.

-¿Qué?- pregunto Rosalie al ver que se le quedaba viendo.

No respondió y lamio el botón de placer de Rosalie, haciendo que ella soltara un grito de placer, Emmett le metió un dedo a Rosalie haciéndola estremecer de placer. Mordió levemente el clítoris de la rubia al mismo tiempo que agregaba otro dedo bombeándola con fuerza haciendo que ella explotara en un gran orgasmo.

Emmett se posiciono entre sus piernas y la penetro lentamente hasta romper su barrera.

-Auch- se quejó con los ojos cerrados

-Relájate- dijo Emmett antes de seguirla penetrando, muy pronto Rosalie sintió que el dolor se sustituía por el placer- ¿Quieres que te folle más fuerte?- pregunto al ver a la rubia gimiendo fuerte, al ver que no le contestaba apretó su clítoris- contéstame- dijo él.

-Sí, sí, follaje más fuerte- contesto ella perdida completamente en las sensaciones que le provocaba aquel hermoso y enorme hombre.

El hizo sus embestidas más salvajes haciéndola llegar al orgasmo y el en unas cuantas estocadas después.

-Volveré en la noche nena, en el ropero hay ropa- dicho esto salió del cuarto solo con los unos pantalones, Rosalie pudo ver que cerraba la puerta con llave, luego intentaría salir, aunque le encanto tener sexo con él Royce la estaba esperando. 

Se vistió con unos jeans, una playera roja y unos zapatos abiertos del mismo color, poco después comenzó a cambiar las sábanas de la cama.

Después de una hora entro Carmen, poniendo una bandeja con fruta, jugo de naranja y pan tostado.

Cuando Carmen salió sin decir ni una palabra Rosalie comió, hace ya dos días que no comía y estaba muerta de hambre. Sentía un poco de molestias en la entrepierna pero nada de qué preocuparse. Noto que en la bandeja había una pastilla. “Claro, la pastillita del día después” pensó.

Ella dejo caer unas cuantas lágrimas, no podía negarlo, ella se quedaría ahí hasta que Emmett se aburriera de ella, hasta que ese momento llegara seria su "puta personal".

 …

Alice se despertó viendo a su alrededor un poco asustada.

Al ver y caminar en la habitación se dio cuenta de que no había manera de escapar, la puerta estaba cerrada con llave. Suspiro y se dejó caer en la cama mirando el techo. Recordó el hombre que la había comprado, ¿para qué?, se preguntó ella, el hombre era guapo, podría estar con cualquier mujer que quisiera, ¿entonces para que la compraría?

-Hola- dijo alguien interrumpiendo sus pensamientos. Alice volteo y encontró al hombre que la había comprado.

-Hola- susurro ella aun observándolo con curiosidad.

-Tu nombre- ordeno él

-Alice... Alice Brandon- respondió- ¿Y usted?- pregunto apartando su vista de él

-Jasper- respondió secamente- ¿Cuántos años tienes?- pregunto desinteresadamente

-En unas semanas cumplo 17-

Jasper se quedó sorprendido ¿16 años?, era una niña.

-Ven- dijo el cerrando la puerta y parándose delante de la cama, ella se levantó dudosa y se paró frente a él, sin esperar un segundo más la beso.

Alice no respondió, estaba congelada. Cuando se dio cuenta de lo que pasaba lo empujó.

-¡No!- grito ella

Jasper se separó, no era como para violarla.

-Te traeré algo de comer y ropa- Jasper estaba serio y con una expresión seca en su rostro- Adiós- dicho esto la dejó en el cuarto, sola, de nuevo, sola, como había estado toda su vida.

Carmen al poco tiempo entro en la habitación con bolsas de ropa y una charola con fruta.

Alice se quitó el vestido y se vistió con unos jeans entubados, una blusa y unas botas. Se puso a acomodar su ropa mientras se peguntaba ¿Jasper la dejaría irse? ¿Volvería al internado?.

Suspiro y dirigió su mirada a la cama, tenía una gran mancha de sangre, volvió a suspirar, vio que la mujer que había entrado hace un rato dejo unas sábanas, las cambio y solo tomo un poco de jugo y medio pan tostado, se recostó en la cama pensando en cómo su vida había dado un giro. Recordó a las otras dos muchachas que también habían sido llevadas ahí, al burdel, ¿Dónde estarán?, se preguntó.

-Donde quiera que estén espero se encuentren bien- susurro mirando el techo.

Capítulo 2: Capítulo 2 Capítulo 4: Capítulo 4

 


 
12615151 visitas C C L - Web no oficial de la saga Crepúsculo. Esta obra está bajo licencia de Creative Commons -
 9825 usuarios