el baile de primavera (+18)

Autor: konitah
Género: + 18
Fecha Creación: 17/09/2010
Fecha Actualización: 30/12/2011
Finalizado: SI
Votos: 13
Comentarios: 11
Visitas: 34514
Capítulos: 24

                                                              terminada


El baile se acerca y Edward quiere sorprender a su novia, por lo que le pedira a Bella su ayuda. ¿Podra Bella ayudarlo al estar enamorada de el? ¿Edward conocera sus verdaderos sentimientos? Todos Humanos. BellaxEdward

esta historia pertenese a Libelula19

+ Añadir a Favoritos
Leer Comentarios
 


Capítulo 8:

-¿Sabes que? Se me ha ocurrido una idea. Este es el momento idóneo para demostrar si has aprendido algo.
-¿Qué?-me dijo asustado-¿No estarás hablando enserio?

-Totalmente.

-No estoy preparado todavía, además este tipo de música no se bailarlo. No me has dado clase de esto todavía- se excuso tontamente.

-¿Confías en mi?-le pregunte.

-Normalmente si, pero en este momento no se que pensar la verdad-sonreí.

-Pues piensa bien y acertaras

-No te lo inventes-dijo riendo-Piensa mal y acertaras. Gracias Bella, me has abierto los ojos. Estoy pensando mal y por tu cara se que he acertado. No pienso bailar delante de toda esta gente y hacer el ridículo más grande de toda mi vida.

-¿Crees que vas hacer el ridículo conmigo?-le pregunte fingiendo molestia.

-No pero…

-Entonces no se hable mas-dije cogiendo su mano y arrastrándolo hasta donde se encontraban los chicos-Tu no te preocupes, yo te llevare.

La verdad y solamente la verdad es que me moría por bailar con el pegadita a su cuerpo. Lo quería para mí esta noche y estaba dispuesta a por lo menos conseguir un restregueo. De todo se saca tajada, ¿Por qué no iba a sacarla yo?

-Bella no creo que sea buena idea-me decía mientras lo arrastraba hacia la pista decidida.

-¿Por qué no? Es por Tanya, si es por ella entiendo que no quieras. Después de todo mas problemas con ella no te vendrían bien…

-No es por ella-dijo medio sonriendo-Simplemente me da vergüenza. Además mi hermana nos esta mirando con su sonrisa que me pone de los nervios-reí.

-Pues vamos a darle motivos para que sonreía-dije bromeando y el soltó una carcajada-Ya te veo mas animado. Vamos Edward, tu puedes-dije moviéndome al ritmo de la música.

-No puedo. No se bailar esto-dijo con cara de asustado.

-Ven aquí-dije acercándome a el y poniendo sus manos en mi cintura-Ahora solo tienes que moverte conmigo.

Comenzamos a movernos lentamente al ritmo de la música. Me sentía más que bien con mi cuerpo pegado al suyo. Nunca me había dado cuenta de lo musculoso que era. Eso que lo había visto en bañador algunas veces en la playa pero de ahí a tocarlo era algo muy grande. Me sonroje cuando el me miro con una sonrisa torcida.

-Creo que le estoy cogiendo el gusto a eso-me dijo en el oído.

-Ya te veo-dije separándome un poco y moviendo mis caderas sensualmente al ritmo de la música. Sonreí al ver como miraba mi cuerpo sin pudor y con una pizca de deseo en sus ojos. En ese momento me sentía deseaba por Edward Cullen, el chico del que estaba enamorada y el estaba ahí plantando mirándome embobado mientras yo mostraba toda mi artillería pesada.

No se si seria el poco alcohol que había ingerido, pero me sentía mucho mas desinhibida que de costumbre. Me gustaba eso. Desde que habíamos empezado a conocernos no me daba tanta vergüenza el hablar con el y pasar tiempo a su lado. Antes con solo verlo de lejos me sonrojaba y comenzaba a tartamudear. Me gustaba la nueva Bella que había surgido con el, más sexy. Solo quería demostrarle que yo también podía ser guapa, aunque no tuviese el cuerpo de su novia.

-A ver que sabes hacer por tu cuenta-le dije para molestarlo al dejarlo bailando solo. Pero lo que hizo me dejo totalmente sorprendida.

Con aquella sonrisa torcía que hacia que la piel se me pusiera de gallina, se acerco a mi y me dio la vuelta pegando mi espalda a su bien formado pecho y comenzó a mover su cadera contra la mía de forma que nos movíamos debido a el.

Contuve un gemido al sentir las manos de Edward en mi estomago y me apretó mas contra el.

Ni en mis mejores sueños me imaginaba yo de esta forma con el. Por Dios, este hombre quería causarme un paro cardiaco o algo parecido. Mis piernas era gelatina literalmente.

-¿Qué tal lo estoy haciendo profe?-me dijo y me pareció lo mas sensual del mundo. ¿Edward estaba tonteando conmigo o era producto de mi imaginación? Lo mas seguro, lo segundo. ¿Cómo iba a el a tontear conmigo teniendo la novia que tenia tan sumamente guapa?

-Muy bien. Mejor de lo que esperaba-dije con la voz ahogada debido al deseo que corría por mis venas.

¿Cómo podía sentirme así de excitada por solo un roce? Bueno un roce, un baile así ponía cachondo a cualquiera. Simplemente todo esto era algo nuevo para mi. Nunca, repito, nunca había experimentado que era el estar excitada de esta forma. Era totalmente virgen a mis diecisiete años y orgullosa de serlo hasta este momento. Me odiaba algunas veces por ser tan puritana y vergonzosa.

No quería ser vergonzosa con el pero tenia que recordarme que todo esto era algo del momento. Después de este baile, Edward seria mi "alumno", hermano de Alice y un hombre pillado. No era soltero, me repetí en mi interior.

¿A quien le importaba ahora eso?

No era sotera y el se estaba restregando, literalmente, contra mi culo. Después de todo era humana y la carne es débil.

-Respira Bella-me dijo sonriendo cuando contuve el aire al sentir su duro miembro en mi trasero.

¡Definitivamente era mi perdición! Iba a llamar a Alice para que avisase a la ambulancia para esperarme a la salida dentro de un rato. Iba a aprovechar todo lo que Edward me diese, aunque después de las "clases" todo volviese a la normalidad.

-Vale chicos-dijo una voz demasiado conocida que odie hasta el infinito- Necesito a Bella.

-¿Para que?-dijo un confundido Edward.

-Vamos al baño-dijo Alice con una sonrisa y sin poder abrir la boca para protestar algo me arrastro al baño.

-¿Qué haces?-le dije enfadada.

-¿Qué haces tu?-me dijo sonriendo y cruzándose de brazos.

-Solo bailaba-me sonroje.

-Eso no era bailar. Era hacer el amor con ropa Bella.

-No es verdad-le dije mirando hacia otro lado, ya que parecía un tomate y muy maduro por cierto.

-No estabas viendo desde fuera lo que parecía-soltó una carcajada.

-Bueno y que mas te da-le pregunte enfurruñada.

-Nada, todo lo contrario, me encanta-me dijo sacando un pintalabios rojos de su pequeño bolso y acercándose a mi.

-¿Qué haces?-me separe de ella.

-Te voy a pintar los labios de rojo. A mi hermano eso le encanta.

-Alice…-intente protestar pero ya me había acorralado contra el lavabo y estaba pintando mis labios.

-Mira, no se que esta pasando últimamente entre tu y mi hermano. Me encanta todo esto, enserio. Solo quiero advertirte que el tiene novia, por mas que me pese. Tanya es una idiota, ya sabes lo que opinamos todos de ella. De todas formas es su novia desde hace dos años y no quiero que sufras por culpa del estupido de mi hermano.

-No se por que dices que voy a sufrir-dije mientras me miraba al espejo a inspeccionar lo que Alice me había echo. Me gustaba…

-Por que estas hasta las trancas por mi hermano-dijo.

-Eso no es verdad-le conteste nerviosa. Ella me miro con una ceja levantada. A Alice nadie la engañaba, no sabia por que no había aprendido todavía ese punto-Esta bien. Me gusta, mucho- aclare al ver que ella abrí la boca enfadada-Pero prométeme que no se lo dirás a nadie. Jasper no cuenta como nadie, ¿entendido?

-¿Rosalie?-me dijo esperanzada. Rodé los ojos y sonreí.

-A Rose si. Es nuestra amiga, pero adviértele que no se lo cuente a Emmett, ya sabes como es. No me gustaría tener que soportar continuas bromas sobre Edward y yo.

-Soy una tumba con todo el mundo menos con Rosalie-reí.

-¿Me dejas salir ya? ¿Me das el visto bueno?-dije señalando mi ropa.

-Estas muy buena Bella-dijo seriamente y no pude evitar soltar una carcajada-Vamonos y al ataque-dijo cogiendo mi mano y volviendo a arrastrarme hacia la pista.

Vi a lo lejos a Edward en la barra pidiendo de nuevo otra cerveza y me quede embobada por lo guapo que estaba con aquellas luces. ¿Se podía ser más guapo? Creo que no. En la vida iba a encontrar a alguien tan hermoso como el.

-Escúchame bien-me dijo Alice-Mi hermano te esta mirando en este mismo momento, ¡Pero no lo mires!-me dijo cuando iba a girar la cara hacia donde el se encontraba-Lo que vas a hacer es bailar conmigo en este momento como tu bien sabes-sonreí por su comentario- y el simplemente acudirá como las abejas a la miel.

-No creo…

-Creeme que si-me dijo confiada.

(http: / www . youtube . com / watch?v = kW_9S0qSdg sin espacios)

Cuando comenzó a sonar los primeros acordes de la canción me pegue a Alice con una sonrisa.

-Se a puesto cómodo-me dijo Alice en el oído riendo.

Comenzamos a bailar las dos, la una pegada a la otra de forma sexy. Me separe de ella y comencé a bailar pasando mis manos sensualmente por mi pelo mientras ella sonreía y hacia lo mismo que yo. Solté una carcajada y me moví más sensual.

Casi todos los chicos de nuestro alrededor nos miraban embobados por nuestros movimientos.

Alice me sonrió mas abierto y me hizo un gesto con los ojos queriendo decirme algo que no entendí muy bien.

Supe exactamente lo que quería decirme cuando sentí que alguien se había pegado a mi espalda y comenzaba a bailar contra mí. Podía reconocer ese olor en cualquier lugar.

-No me gusta como te miran todos-me susurro.

-¿Cómo lo hacen?-le seguí la corriente.

-Como si quisieran comerte-dijo pegándose a mi trasero de forma sensual. Contuve un gemido-Antes me has abandonado-me dijo en el oído-creo que es el momento de que me devuelvas el baile que estábamos haciendo.

-Yo creía que ya había terminado-bromee.

-Creo que no Bella-dijo haciendo que girase para quedarme frente a el. Sus ojos se había oscurecido debido al deseo de verme bailar y mis piernas me temblaron cuando se pego todo lo que pudo a mi y comenzó a moverse.

-Aprendes rápido-dije sonriendo.

-Tengo una buena maestra para eso-dijo roncamente.

Dios mío… ¿Cómo podía excitarme tanto con solo hablarme? Edward era un pecado andante.

Estuvimos restregándonos un rato más. Sonriendo y tocando todo aquello que se podía tocar. No me olvidaba de que el no era un hombre soltero.

Solté una carcajada cuando se animo a bailar el solo y de pronto sentí como alguien me empujaba y una melena pelirroja se interpuso entre Edward y yo.

-Eddy mi amor-llegue a escuchar-Perdóname por ser tan tonta cariño. Prometo no enfadarme nunca mas por una tontería como lo de esta noche-dijo besándolo con pasión.

Me quede con la boca ligeramente abierta debido a la sorpresa de encontrarme con la novia de Edward entre nosotros y lo peor de todo besándolo.

-Tanya-dijo el, que no había apartado sus ojos de mi en todo momento, separándola de su cuerpo-¿Qué haces aquí?-dijo sorprendido.

-He venido a pedirte perdón y a estar contigo mi amor-dijo cariñosamente.

-Será mejor que me vaya-dije con la voz ahogada.

-Espera Bella-dijo Edward intentando acercarse a mí, pero su novia se lo impidió cogiéndolo de la mano.

-¿Quién es esta Edward?-dijo enfadada.

-Es mi mejor amiga-dijo mi salvadora llegando en el momento oportuno. Como quería a Alice.

-Oh, nunca la había visto-dijo.

-Claro que si. Solamente no te habrás fijado lo suficiente-dijo Alice con desdén.

-Puede ser-dijo la pelirroja.

-Será mejor que os dejemos solos. Bella y yo tenemos que bailar en otra parte. Gracias por quedarte con ella Edward mientras yo iba al baño-mintió.

-De nada-dijo Edward con la voz estrangulada.

Seguramente no quería que su novia lo pillase conmigo. Era algo normal. Se notaba que la quería, aunque se pelease con ella mas seguido de lo normal. La tenia que querer cuando estaban tanto tiempo juntos.

¿Por qué me tenia que pasar esto a mi? Pensé intentando no llorar allí mismo y que Edward se diese cuenta de lo escupida que era al sentir algo por el.

Me di la vuelta mientras era arrastrada por el torbellino de mi amiga para verlo por última vez y vi como ella lo volvía a besar. Se besaban con pasión, aunque Edward seguía mirando hacia nuestra dirección. No quería pensar que era lo que eso significaba, por que lo mas importante es que su novia estaba allí y besando. Besándolo como yo no podría hacer jamás…


Capítulo 7: Capítulo 9:

 
12376172 visitas C C L - Web no oficial de la saga Crepúsculo. Esta obra está bajo licencia de Creative Commons -
 9743 usuarios